Entrevista con Ernesto Lejderman Ávalos: “en Chile los familiares de las víctimas de derechos humanos no están en la agenda pública”. Parte 2

Publicamos la segunda parte de esta entrevista con Ernesto Lejderman Ávalos, donde hablamos sobre los derechos de niños y niñas en dictadura, la situación social de la Argentina y el Chile de hoy, su trabajo barrial con niños, niñas y jóvenes marginados y de las utopías de América Latina. 

FDT: Continuando con los temas de derechos humanos, hemos estado bien atentos con lo que sucede con las Abuelas (de Plaza de Mayo) e Hijos, y cada vez que se conoce el caso de uno de los nietos que vuelve a reconocerse públicamente, tiene una gran repercusión al menos acá en los circuitos de medios alternativos, quizás en los oficiales no se nota mucho, pero en ese sentido y considerando tu propia historia y tu participación en organizaciones de derechos humanos ¿Cómo ves tú él alcance que esto tiene en Chile, porque si bien acá existen casos similares está un poco bajo la alfombra buena parte de la información, pareciera que son situaciones excepcionales, sientes que los que sabemos da cuenta más o menos de lo que fue o crees que hay cosas que todavía no logramos dimensionar bien?

Ernesto: Yo creo que en la sociedad chilena, los medios de comunicación son muy importantes, en la Argentina los medios de derecha están obligados a pasar la nota. Cuando apareció el nieto de Estela Carlotto apareció en la tapa de todos los medios y los de derecha también porque no les queda otra, por qué, porque hay una agenda pública, porque hay un espacio público, hay una sociedad que entendió que el tema de los derechos humanos es un tema que es necesario escuchar, que es necesario ver, que es necesario apoyar y que esa es la diferencia con Chile que no sucede y bueno son justamente los medios alternativos los que promueven o más bien dicho informan sobre estos hechos, de repente por ahí hay una nota chiquitita en La Tercera, en El Mercurio a veces nada, antes estaba el periódico de La Nación que algo más informaba, pero que ya no lo tenemos, entonces es muy difícil en Chile dimensionar o transmitir, no tenemos medios de comunicación, el gobierno de Chile es presa de lo que puede en términos comunicacionales, no hay una agenda pública, los familiares no tenemos un espacio en la agenda pública, en la agenda de todos los chilenos y las chilenas en el día a día, nuestros casos no son importantes, no somos importantes, te repito, somos los casos de los que estamos medios locos, tenemos sed de venganza o que queremos plata y esa es la estigmatización y hacia allá nos apuntan o que son temas del pasado y que no hay mayores motivos para preocuparse, para qué, a mi parece que justamente no estamos en la agenda pública porque los que están son los responsables de los crímenes o bien son socios de los responsables.

FDT: Ustedes dentro de su organización han logrado dimensionar si existen casos de niños que, por ejemplo, estén con otras familias que no son las de origen, puedan ser más de lo que imaginamos acá en Chile.

Ernesto: Mira, aparentemente en Chile no hubo una política de los militares sistemática de apropiarse de los hijos de las víctimas, aparentemente. Ahora las compañeras de las abuelas sospechan de muchos casos y están investigando, pero no tenemos grandes pruebas de muchos casos, hay dudas y sospechas, pero no te puedo afirmar otra cosa.

abuelos

FDT: ¿Cómo ves tú, en este caso la figura de Bachelet que también comparte una historia de violencia política por su padre que igualmente es asesinado, el aporte que podría hacer en los temas de agenda pública que mencionas, de conocer verdad?

Ernesto: Primero yo quiero decir que ella está empezando, podría juzgar el anterior gobierno, pero este está comenzando, no quiero juzgar, pero en términos de expectativas me desilusiona un poco la designación de Cheyre, pero eso más en términos personales, pero creo que hay que esperar, creo sí respecto a lo que dije antes de los 41 años en relación a los 40 años, creo que este año (2014) se apuntó a la desmovilización, no sé cómo será los 42 años si se hará un gran acto público, pero si tengo la sensación de que el tema de los derechos humanos no es una prioridad en Chile. Lo que si tengo que decir es que hay una acuerdo firmado entre Cristina (Krishner) y Michel Bachelet de cooperación en tema de derechos humanos, de intercambio de información por tema de derechos humanos.

FDT: Nos contabas que estabas trabajando en una población en Argentina, en qué estas ahora en ese sentido tanto allá como acá.

Ernesto: Bueno yo estoy colaborando hace 18 años con un comedor infantil en una de las poblaciones más pobres de Argentina, antes daba apoyo escolar, en talleres artísticos y en trabajo con la comunidad para abrir espacios de salud, es una militancia de todos los días territorial. Este comedor es un lugar donde se encontraba el barrio, es como un centro social, ahí vamos unos grupos de juventudes a colaborar y yo me quede, algunos se fueron, pero yo me quede colaborando. También estoy trabajando en el Ministerio de Justicia y de Derechos Humanos coordinando con un programa que es de acceso a la justicia, que es acercar la justicia a los más pobres, la idea es coordinar, gestionar con los organismos del Estado, impuestos internos, trabajador social, psicólogos, abogados, servicios que tengan los pobladores que de otra manera es imposible que tengan.

FDT: ¿Cómo ves en estos momentos en América Latina, desde la tribuna que has tenido, la situación de los niños y de los jóvenes y por otro lado, de los derechos humanos en lo territorial, en lo barrial?

Ernesto: Bueno es bien difícil, sabemos lo que paso en México (refiere al caso de los estudiantes de Ayotzinapa), los bolsones más pobres no son solo víctimas del neoliberalismo de las injusticias económicas y sociales sino que también son víctima de una serie de violencia institucional, de violencia del hábitat donde viven, los narcos, los mafiosos que no son siempre los delincuentes que uno ve en la televisión, son políticos y altos empresarios, entonces las principales víctimas de esas mafias son los niños y los jóvenes, sobre todo los adolescentes que empiezan una etapa en la vida con sueños e ilusiones y las expectativas son de ser policía, militar o delincuentes, una o la otra, no hay muchos flancos medios por donde irse, yo creo que esa es una realidad de todos los jóvenes latinoamericanos con sus matices en cada país. Yo no creo que en la Argentina sea tan diferente esta situación, pero sí creo que en la Argentina tenemos la expectativa y la utopía de poder mejorar la vida, hay muchos jóvenes que están militando políticamente, que están construyendo sus proyectos a futuro, que se están capacitando, en el fondo están teniendo esperanza, entonces todo ello es muy interesante porque se tejen lazos, yo conozco muchos niños en esta población que te decía que habían tenido una vida muy mala y de pronto comenzaron a hacer música, ahora tocan en una orquestas y bueno ha habido un Estado que les acerco la posibilidad de que estudien violín, por ejemplo, cuando sabemos que el violín es un instrumento caro, que lo estudian jóvenes de alta sociedad ni siquiera de clase media, pero yo te aseguro que en la Villa de Bajo Flores hay muchos chicos que practican y estudian violín y eso porque hay una política de Estado de ayuda a los más pobres, entonces los jóvenes eligen su instrumento y se armo una orquesta, una sinfónica con jóvenes muy pobres, cada uno tiene su instrumento y tocan muy bien. Entonces esto es una esperanza, con esto no quiero decir que en el Bajo Flores no haya jóvenes que consumen pasta, que no haya violencia, sí la hay, pero paralelamente también hay esperanza. En Argentina se implementó la escuela media obligatoria, no solo la primaria, entonces si un joven termina la escuela media se le entrega una plata para sus útiles escolares, para su alimentación entonces el Estado tiene bastantes instrumentos para los más pobres.

DSC_0364

El contexto latinoamericano es difícil porque mientras existan estas mafias del narcotráfico, como en México por ejemplo, hay más víctimas, hay más violencia, lo que vemos en el resto son retazos, pero lo que vemos en México es justamente la impunidad clarita, así como acá la siguen teniendo los militares genocidas en México son impunes los crímenes, porque los narcos mexicanos son los mismos del sistema neoliberal que nos imponen, son socios de los norteamericanos o ellos mismos que quieren hacer negocio sucio y bueno esto hasta que no se resuelva, no digo el tema del narcotráfico, sino el sistema en general. Por un lado, mientras no exista una política de Estado que entienda que tiene que integrar a todos los pueblos a un circuito de vida para que tengan una vida digna, en estos momentos están marginados de toda posibilidad de vida normal en los barrios más pobres, hasta que no se facilite todo lo necesario para vivir, hasta que no se facilite el agua, la vivienda digna, el trabajo, la posibilidad de practicar deportes, de tener sueños, es muy difícil trabajar con las represiones, con el accionar delictivo, es muy complicado, ya comprobamos que con represión es muy difícil.

FDT: Tu decías recién con esto de los retazos en los circuitos del narcotráfico, en los impactos del neoliberalismo, entre lo económico y lo cultural, estos espacios que cambien la subjetividad, ¿Dónde están tú crees estos retazos de utopía en Argentina, en Chile, en Latinoamérica en general?

Ernesto: En los colectivos jóvenes, digo jóvenes, pero puede ser un grupo de ancianos jóvenes, porque si tienen una organización social que quieren construir con una mirada de futuro eso es algo lindo, esperanzador, entonces yo creo en los colectivos, la unión de los vecinos, la organización de base, que no tienen que ser políticas territoriales sino más bien juntarse e ir tras una idea beneficiosa para el pueblo, para el barrio, un emprendimiento cultural, deportivo, no importa lo que sea, mientras sea para mejorar y estar bien, por qué, porque en la contracara tenemos individualismo que son las herramientas de este sistema, el aislamiento, la depresión, las fobias y surgen los problemas psicológicos, la mala alimentación, todos los problemas que ya conocemos sobre todo en las grandes ciudades, entonces por una lado está el individualismo que le sirve al modelo, que le sirve a los poderosos, que es base de la impunidad, en cambio si nos juntamos cada vez más, nos colaboramos entre nosotros y combatimos esas miserias que tenemos dentro del individualismo que también es egoísmo, envidia y que termina en violencia, entonces si vamos de la mano entre todos esta bueno y podemos ir avanzando.

 FDT: Bueno agradecerte Ernesto tu tiempo y esta conversación que sin duda son experiencia que ayudan a repensar lo posible.  

 

Deja un comentario