Mariano Puga en Coquimbo: Celebración de Pentecostés con el cura obrero en Punta Mira.

Compartimos una reseña respecto a la reciente visita del cura obrero, Mariano Puga, a la capilla Espíritu Divino en Punta Mira, donde compartió la palabra del Cristo liberador que vive en los oprimidos y está en el pueblo sencillo. Nuestra querida amiga Bárbara reconstruye el mensaje de una visita que además se extendió por las localidades de Diaguitas y Río Hurtado en la región de Coquimbo.

WhatsApp Image 2019-06-16 at 22.57.29

El viernes 14 de junio en la tarde fuimos invitad@s a la capilla Espíritu Divino en Punta Mira, Coquimbo, para celebrar Pentecostés junto a Mariano Puga. Pentecostés fue ese día especial, 50 días después de la muerte de Jesús, en el cual el Resucitado envió el Espíritu Santo a sus discípulos. Éstos se habían reunido ese día para esta tradicional conmemoración del pueblo judío, cuando de repente escucharon un ruido como un viento fuerte, vieron algo como lenguas de fuego que se posaron sobre ellos, y de la nada fueron capaces de hablar en diferentes idiomas, para poder cumplir la misión de contarles a todas las naciones lo que habían vivido y aprendido con Jesús. (Hechos 2:1-11) A partir de allí, las y los seguidores de Jesús tenemos la ayuda del Espíritu Santo, esa presencia de Dios que es capaz de meterse en nuestros corazones para animarnos y guiarnos si se lo permitimos.

La capilla estaba decorada con elementos que evocaban lo sucedido en Pentecostés: Lenguas de fuego, y una paloma que simbolizaba el  Espíritu Santo. Mariano Puga inició la actividad con una reflexión: Habló de los “curas autoritarios, de los obispos que no escuchan a la gente, toda esa gente … que  son crucificadores de Cristo porque en vez de dar testimonio de Jesús, escandalizan a los demás.” Pero después están los otros: Los que a pesar de todo, siguen creyendo en Jesús, y siguen trabajando porque creen que otra iglesia es posible.

Para profundizar, Mariano nos metió en el libro de Ezequiel, capítulo 37, que cuenta la visión de un valle lleno de huesos humanos secos. Si en el Antiguo Testamento, esos huesos secos representaban al pueblo de Israel, ahora hicimos el paralelismo con el estado de la iglesia, que más que una institución (o muchas), es la comunidad de los creyentes, el cuerpo de Cristo. Nos preguntó, en qué se nota que la iglesia ha perdido la vida, y qué se puede hacer para que la recupere. También preguntó quienes son los que dan nueva vida: Se nombraron los movimientos sociales, el movimiento No+AFP, los profesores, aquellos trabajadores de la salud que no están allí por hacerse millonarios sino para ayudar y servir al otro.

Hicimos un alto para revivir el momento en el cual los discípulos de Jesús recibieron el Espíritu Santo, y nos pusimos en su lugar, dispuestos para asumir la tarea, cada uno formulando su petición personal al Espíritu, para tener la sabiduría, el entendimiento, la fortaleza necesarios, para vivir lo que enseña Jesús, en el día a día, en la práctica. En la relación con los demás. En el trabajo, en la casa, en la calle, en el vecindario. En la relación con Dios y con toda la creación. Para saber comunicar y compartir el evangelio de Jesús con otros. Para construir iglesia-comunidad nueva, humilde, sincera, basada en la palabra de Jesús, levantando una contracultura en este mundo donde las personas desesperadamente persiguen ideales que no les hacen felices. Una iglesia llena de vida que comparte el pan, capaz de contagiar con su modo de vivir, como lo fueron las primeras comunidades, descritas en el capítulo 2 del libro de los Hechos de los Apóstoles.

Isabel, una profesora de música que participa en una congregación metodista, relata lo que le sucedió esta noche:

Al finalizar, un amigo sindicalista y trabajador de la construcción que se define como agnóstico, comentó que si los anarquistas escucharan lo que se habló esta noche, se darían cuenta que no están tan lejos de Cristo. Apreciación que el Padre Mariano comparte: Reconoce que muchos anarquistas, comunistas y luchadores sociales tienen más cristianismo en el corazón que varias de las personas que asisten regularmente a misa.

WhatsApp Image 2019-06-15 at 10.38.32 WhatsApp Image 2019-06-15 at 10.36.58 WhatsApp Image 2019-06-15 at 10.35.19 WhatsApp Image 2019-06-16 at 23.09.53 WhatsApp Image 2019-06-16 at 22.57.29-2


Texto: Barbara, integrante de la iglesia anglicana.

Fotografías:Barbara, Hermana Nevenka y Gladys.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *