VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES DURANTE LA DICTADURA EN CHILE.

Mujeres

La dictadura instaurada en Chile entre 1973-1990, tuvo miles de mujeres víctimas de prisión política y tortura, como parte de la política del terrorismo de Estado adoptada por el régimen.

En 1990, el Informe sobre Verdad y Reconciliación(1) buscaba esclarecer la verdad sobre las graves violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, no hizo ninguna mención especial a la violación de éstos contra mujeres. El 2004, por presiones de víctimas, organizaciones de mujeres y de derechos humanos, se visibiliza esta violencia y la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura(2), cataloga la violación sexual como una de las formas más brutales de violencia considerando un apartado denominado “Violencia sexual contra mujeres”.

La Comisión recogió 3.399 testimonios de mujeres, que constituyeron un 12,5% del total de declarantes. Casi la totalidad de ellas sufrió violencia sexual, sin distinción etaria. 316 explicitaron ser violadas reiteradas veces, incluyendo niñas, adolescentes y embarazadas. Pero el informe niega que estas situaciones hayan sido por su condición de mujer sino dada su militancia política.

Desde la militancia en colectivos feministas, el trabajo con agrupaciones de derechos humanos y la generación de instancias de reflexión y diálogo sobre esta materia, se ha considerado que el uso de esta violencia, puede analizarse desde un prisma de violencia sexual, machismo y patriarcado.

Para la Comisión, según estipula la Corte Penal Internacional, la violencia sexual es un crimen de guerra o de lesa humanidad y no un simple crimen contra la dignidad de la persona, pues trae consecuencias traumáticas a nivel sexual, emocional, físico y moral. La violación es un ataque contra la dignidad y constituye una tortura cuando “es infligida, instigada o llevada a cabo con el consentimiento o la pasividad de un funcionario público u otra persona que actúa en representación oficial; busca dolores o sufrimientos para intimidar a la víctima, obtener información, denigrarla o castigarla por actos reales o supuestos atribuidos a ella o a miembros de su familia o para proporcionar satisfacción al victimario bajo condiciones de abuso y desprotección absoluta de la víctima”.

Así, vemos manifestarse el machismo dado el énfasis de las características masculinas y la creencia de superioridad del hombre, donde la violencia ejercida en su mayoría por agentes hombres exacerba su virilidad considerando a la mujer su propiedad y bajo su control y dominio. Por tanto, las “subversivas” eran consideradas objetos y no sujetos de derechos.

Finalmente, la prisión y la tortura de la que fueron víctimas las mujeres por parte del aparato estatal, evidencia una creencia sobre el ordenamiento social que debía imperar en Chile. Este sistema se basaba principalmente en la dominación masculina, pues la violencia ejercida contra éstas buscaba disciplinarlas por medio del dominio de sus cuerpos y pretendió instaurar valores basados en el respeto a la autoridad, la jerarquía y la utilización de la fuerza como control en lo privado y lo público, características que se corresponden con un modelo societal patriarcal.


Notas:

1) Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación creada mediante Decreto Supremo Nº 355 de 25 de abril de 1990.

2) Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura creada mediante Decreto Supremo Nº 1040 de 26 septiembre 2003.

La fotografía que acompaña la columna corresponde a las mujeres prisioneras políticas en la cárcel del «Buen Pastor» en La Serena: «Las mujeres que estaban en el Buen Pastor eran custodiadas por las monjas, recibían alimentación precaria y estaban sometidas a la permanente incertidumbre sobre el momento en que serían llevadas a interrogatorios en el Regimiento Arica, donde la tortura era una práctica sistemática» (londres38.cl).

Escrito por Valeria Maturana Fuentes: Colectiva Ex – Equidad y Fuga de Tinta.

Artículo publicado en la RE VISTA de la Escuelita Popular Teresa Flores Nº1.


Bibliografía:

  • Acuña, María Elena (2019) “Género, machismo e inequidades: Reflexión crítica al género como concepto”, material del curso “Introducción a las teorías feministas”, impartido en UAbierta, Universidad de Chile.
  • Acuña, María Elena (2019) “Conceptos fundamentales: Posición occidental del sujeto teórico, tensiones sobre la idea biologicista de la mujer”, material del curso “Introducción a las teorías feministas”, impartido en UAbierta, Universidad de Chile.
  • Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación creada mediante Decreto Supremo Nº 355 de 25 de abril de 1990.
  • Informe Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura creada mediante Decreto Supremo Nº 1040 de 26 septiembre 2003.

Escrito por Valeria Maturana Fuentes: Colectiva Ex – Equidad y Fuga de Tinta.

Artículo publicado en la RE VISTA de la Escuelita Popular Teresa Flores Nº1.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *