Reflexiones acerca de las construcciones de género en lo cotidiano – Corporación Equidad

Dónde afecta más la desigualdad de género cotidianamente?… en el espacio público?, privado?, ambos?. En este nuevo artículo de Corporación Equidad aporta algunas reflexiones desde el día a día.  

Al mirar la mitad del vaso lleno, es posible reflexionar respecto de algunos avances que se han logrado en nuestra sociedad para concientizar a las personas acerca del enfoque de Género y junto con ello realizar intentos por incorporar dicha perspectiva en  los procesos sociales. Sin duda que aún existe mucha tela que cortar respecto del cómo cada uno y una entiende, aplica y hace valer sus derechos de género, en un contexto que presenta características androcentristas y machistas.

Los  avances que hoy por hoy podemos evidenciar en la mujer, tienen su origen en la lucha realizadas pretéritamente por movimientos feministas que no claudicaron ante la adversidad y se volcaron a la lucha de construir un mundo más justo, provocando un quiebre en la dinámica, que por cierto tuvo consecuencias y cambios.  Pues bien, este inicio de algo nuevo, inevitablemente generó susceptibilidades o escepticismos, propios de la desestructuración. La mujer luchará por dejar de ser  invisibilizada en  los procesos sociales, siendo la primera resistencia que se presenta “la familia y su mundo privado”, Si! Tal cual… Los seres que más amamos y por quienes daríamos la vida, es el principal adversario en la lucha, en términos de desinstalar percepciones hegemónicas de género, esta lucha silenciosa o “underground”, es la  lucha que hicieron nuestras hermanas feministas pero en escenarios y tiempos distintos. Situación que se vuelve más peligrosa al ser un problema que se solapa ante la mirada del resto por diversas razones y por no tener  la fuerza de la sororidad femenina que si tuvieron las revolucionarias.

descarga

La sociedad machista impera aún, pero se encuentra cuestionada y en la medida que se continué visibilizando a esta resistencia como un opresor, se irá debilitando, por tal motivo han tenido que actuar ambivalentemente, es decir, mostrando un discurso social de reconstrucción, pero en lo privado sabemos que no así, es cuando realmente se muestra la hegemonía de género.

En este sentido, las acciones de la institucionalidad y de la sociedad nunca han sido suficientes, limitándose a la prevención. Atrás quedaron las acciones revolucionarias de cambio y de intervención. No por nada, existe preocupación por los altos índices de femicidios en nuestro país. Sin duda que es una tarea difícil, es un elefante que se mueve lento, pero se debe utilizar estrategias para ello, no debemos dejarnos llevar por el individualismo de la vida moderna, es nefasto para la identificación de las necesidades sentidas, imposibilitando vislumbrar parámetros o magnitudes del problema que a muchas nos afecta, generando evasión en el  trabajo en el hogar o laboral que dependiendo de las características de cada una, podrían desarrollar una actitud de complacencia y pasividad o bien lábil confrontación que no son percibidos colectivamente.

Pues, esta no es la forma, a diferencia de nuestra hermanas libertarias, hoy por hoy tenemos más herramientas para utilizar, existe mayor conocimiento del tema, experiencias, etc. retomando  las esperanzas y fuerzas que tuvieron las llamadas feministas de la época, emerge la gran amenaza de la individualidad y  la aceptación de nuestra condición.

La hermandad o sororidad frente a la lucha privada o social, más la organización y participación en los espacios sociales serán el arma  para seguir construyendo una identidad de género equitativa.

[divider]

 Karol Navarro Torres – Corporación Equidad

Deja un comentario