Recados desde la Perla de Antillas: Una mirada sobre la migración (por Jean Robert Cyril).

Jean Robert Cyril es nuestro nuevo colaborador, columnista haitiano que permanece en nuestro país y nos entrega una mirada en torno al proceso migratorio desde su propia realidad. Una oportunidad para acercar miradas y avanzar en la integración, dignidad y derechos.

Anteriormente había hablado de esta República, llamada la primera república negra independiente. Perla de las Antillas, ese era su nombre.

Desde 1804 vemos desfilar candidatos con los mismos discursos para seducir a la nación que los escucha, mientras esperan año tras año un cambio para esta tierra que los ancestros dejaron de herencia a los negros de esta isla. Las  promesas incumplidas de los candidatos después de su elección siguen debilitando la esperanza de este pueblo infeliz que luego de muchos años no tiene ningún recurso más que la diáspora. Ellos se dispersan por todas partes en búsqueda de una miga de pan. Provenientes de todas las clases sociales, estudiantes, profesionales calificados y no calificados, parten con la esperanza de encontrar una mejor vida. Entre los países a los que emigran los haitianos se encuentran los Estados Unidos, Francia, la Guyana Francesa, Canadá, Guadalupe, La Martinica, la Isla de San Martin, Brasil… y Chile que se ha convertido en uno de los destinos más frecuentes este último tiempo.

Desde el año 2005 al 2017 el número de haitianos aumenta considerablemente según el diario “Le National” publicado el 08 de diciembre de 2015. Según este artículo en 2005 había sólo 56 inmigrantes haitianos en Chile, entre estudiantes y otros. El 2007 aumentó a 113, en 2008 a 135; en 2009 a 304 hasta el 2013 que alcanzó la cifra de 2.577. Según diversas opiniones, el terremoto del 12 de enero de 2010 que afectó a Haití y que provocó la pérdida de una cantidad incalculable de vidas humanas y de bienes materiales es una de las causas de esta migración.

Al respecto, algunos quieren hacer una comparación sobre esta situación: “Si la migración haitiana hacia República Dominicana comenzó con campesinos, la migración a Chile  empieza con jóvenes profesionales y estudiantes, valores seguros que desgraciadamente dejan el país porque no tienen otra alternativa. Por otro lado, ellos recalcan que los que toman las decisiones deberían ocuparse del problema ya que la situación es preocupante. “Es una migración que el Estado debería controlar para que no se generen otros fenómenos como la trata de personas”, ha declarado a noticias aliadas Geralda Sainville, responsable de comunicaciones a un grupo de apoyo a los repatriados y refugiados haitianos¹.

18581620_1365975936822251_2032118366112617002_n

Según fuentes diversas, Brasil y Chile lideran en América latina en el  número de inmigrantes haitianos a menudo ilegales². En una visita de la Presidenta Michel Bachelet a su excelencia Jovenal Moise, quien recibió su primera visita oficial de que asumió el poder el 07 de febrero de 2017, se abordó este tema pensando en buscar una solución a esta crisis migratoria. También el miércoles 28 de junio de 2017 el Ministro de Relaciones Exteriores chileno Heraldo Muñoz Valenzuela informó que el gobierno tomará medidas al respecto. Según el Ministro, los haitianos necesitarán una visa para viajar a Chile. Esta medida fue sugerida por los parlamentarios con el fin de contener y controlar los cientos de ciudadanos extranjeros que se instalan ilegalmente en Chile, situación que ha provocado una suerte de hostilidad en ciertas comunidades y que vuelven vulnerables a esos inmigrantes que no tienen acceso a todos los beneficios reservados para los residentes legales y ciudadanos chilenos. Estas medidas se tomarán para proteger el derecho de los inmigrantes y para procurar establecer un ordenamiento en el proceso de establecimiento de los extranjeros en el país, garantizando un proceso seguro y reglado. El Ministro de Relaciones Exteriores señaló que se han sostenido conversaciones en este mismo sentido con las autoridades haitianas que afirman haber comprendido el modo de actuar chileno y aceptan cooperar y establecer por su parte medidas similares. Ambos países trabajan en la posibilidad de establecer una comisión bilateral para abordar el problema migratorio y consular con el fin de lograr un acuerdo sobre la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes…

90 días es el tiempo máximo que se puede pasar en suelo chileno,  en caso contrario,  es necesario pedir un permiso de trabajo con el fin de continuar la estadía así como también una visa temporal.

Haití es uno de los países que libera el mayor número de migrantes a diversos países del mundo… de acuerdo a lo dicho por algunos haitianos, ese país lo único que les ofrece es delincuencia y desempleo y sin embargo las autoridades siguen ganando dinero sin pensar en los jóvenes de ese país que se esfuerzan por reunir al menos 2.000 dólares americanos o más para irse a vivir a una tierra que no es la de ellos.

Después de las declaraciones de algunas autoridades haitianas y de medios de comunicación locales e internacionales, se ha podido comprobar que se puede escribir mucho sobre este tema…  ¿¿podremos esperar un eventual retorno de los haitianos a su tierra natal o veremos un aumento de los migrantes en muchos otros países?? El futuro nos dará la respuesta.


1.- GARR una plataforma de organización haitiana que trabaja sobre la migración.

2.- Artículo extraído del Diario Haití Libre, titulado “Chile atrae a los inmigrantes haitianos”.

Deja un comentario