Miradas de la «Protesta Popular» en La Serena.

Han sido días agitados en toda la región de Coquimbo. El curso de los hechos ha implicado un aumento de movilizaciones, declaración de «Estado de Emergencia», miles de personas en las calles por todas las comunas, cacerolazos masivos con amplia adhesión popular, muestras de organización y apoyo mutuo entre manifestantes, instauración de «toque de queda», vulneraciones a la dignidad de estudiantes y el asesinato de dos personas en manos de militares. Si bien el gobierno ha salido a realizar algunos anuncios que no tocan el fondo del modelo, la expresión de la voluntad popular se ha mantenido firme y en aumento.

El Presidente salió anunciando en cadena nacional que se encontraba en una guerra contra un enemigo organizado que no respetaba nada ni a nadie. Su esposa circuló un audio que fue filtrado, donde afirma que lo que viene es muy grave y arriesgan perder sus privilegios, encontrándose a merced de alienígenas. Hemos escuchado relatos de alcaldes llamando a funcionarios a ponerse chalecos amarillos para «defender la ciudad» y de empresarios regionales victimizándose con trabajadores y la comunidad con campañas de marketing. Tienen miedo y con justa razón, porque el pueblo perdió el miedo que les permitía abusar.

Se juegan su última carta con los militares en las calles y veremos hasta donde «estiran el chicle». Hasta ahora hemos visto represión en las poblaciones valientes que han desafiado el toque de queda, abusos policiales de todo tipo contra estudiantes y los asesinatos de Romario y Kevin, quienes no deben ser olvidados por quienes luchan por un mejor destino, para que sus rostros también cubran el horizonte. Como diría José Saramago, ellos quieren la guerra, pero no les vamos a dejar en paz.

Los dejamos con algunas postales de una de las jornadas de protesta capturadas por el gran Ricardo General:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *