Lecturas en Fuga: Nury Larco Invernizzi

En esta nueva entrega de Lecturas en Fuga, sección en la cual publicamos figuras locales que se dediquen al oficio de escribir, invitamos a la escritora Nury Larco Invernizzi a compartir una muestra de su trabajo poético.

Nury Larco Invernizzi, nacida en Potrerillos y radicada en Coquimbo, perteneció a la Sociedad de Escritores de Chile filial Gabriela Mistral, Coquimbo. Publicó en la antología 50 años del Círculo Literario Carlos Mondaca año 2003. Publicó en el libro Clave Cinco el poemario “Después de los espejos” año 2009. Publicó en antología de la Universidad Católica del Norte “Con aroma a café” año 2011. Publicó en antología “Albricias” año 2011, poemario “Después del lugar”. Publicó en antología “Versos de los valles transversales” el poemario “A mi pueblo, Tierra Amarilla” año 2014. Publicó plaquette “Puri Lari” en la ciudad de Vicuña año 2016. Participa desde el año 2003 hasta la fecha en diversos eventos patrocinados por el Galpón Cultural de la Universidad Católica del Norte sede Coquimbo. Publicó libro “Después del aire” año 2017. Ha participado en distintos talleres literarios. Publica en varias revistas literarias; Norte Poesía 2 y 3, Deriva del Maule, Añañuca, Coyahue, Bagallo, Cíclope, Pánico, Musaraña, Escarnio y otras.

En esta ocasión Nury nos comparte tres poemas consagrados del libro Clave Cinco, además de dos poemas inéditos: “Lacrifagia” y “Kid”.

 

 

nury1

 

 

I.

Despejo el instante que fui otra

habría escrito

pero hablé contra el espejo

 

 

Aunque tú calles

Yo

cambiada de nombre

me nazco entre legumbres

de comensales muertos.

 

 

II.

Antes de la cacería

me amparo de animal

enjaulada por las huellas

 

Ejerzo el recordar

en los acantilados del grito

y de mí, dejo caer la casta

al más oscuro viento

 

 

¡Qué el sol de la cordera

escuche mi himno!

 

 

Talvez diminuto corazón

vuelva a atravesar los prados

así descreída me amparo

Y va quedando presa

mi memoria.

 

 

III.

Me decía azul y diminuta es la muerte

sobrevivir otra madrugada en los ecos

es sin memoria el silencio

 

Quiero decirme

el que escucha desde la sombra

oye el sol en su voz

decía versos de luz entre los árboles

 

Es fácil decirme

el nombre que no alcanzo

decirme el poema ardiendo en la carne

que también la di por muerta

 

Diciéndome

he perdido el rostro

la máscara poeta

mi señal de nacimiento.

 

 

Lacrifagia

 

1)

Observo

Sobre mi ojo izquierdo

como duerme

el esqueleto de una mariposa

 

Miré 

Como se organizan los restos

 

 

2)

Sentir ruidos del agua

mariposas de sal

sentir

la falsa caída

 

 

 

3)

Leo el agua

que entra por la suerte del desastre

derramando los ojos

 

cuando el tiempo fue

una fotografía.

 

 

Kid

 

Olvidé

que las gaviotas de la prisión

son obligadas a enmudecer

que también escapan en bandadas

cuando el lenguaje del espejo

se rompe

 

 

No es el tirano ni el ilusionista

si no el sol

que arrastra el horizonte

 

No es el alma

que entra por los huecos del agua

a descifrar silencios

 

 

lo cierto es:

que un corazón fue sumergido.

 

 

 

 

Deja un comentario